¿Por qué no debe retirarse dinero en efectivo de una tarjeta de crédito?

Anuncios

La disposición de efectivo de una tarjeta de crédito es un beneficio que te da tu banco, pero debes prestar mucha atención a los intereses que se generan.

Si tiene tarjetas de crédito debe pensar muy bien antes de usarlas y no caer en deudas. Una de las primeras reglas que debe tener muy claro es que no realice retiros de efectivo, ya que esto le puede costar más a tu bolsillo.

La disposición de efectivo de una tarjeta de crédito es un beneficio que te da tu banco y puedes hacerlo ante cualquier eventualidad. Este préstamo se hace en función a tu línea de crédito y los intereses que se generan son sumamente altísimos, pero muchos ignoran lo que acarrea esta práctica y más adelante se vuelve en un dolor de cabeza. Si este es tu caso, no dejes de leer esta nota.

¿Cuál es el interés por el retiro de efectivo de una tarjeta de crédito?

Eva Céspedes, directora de Relaciones con el Consumidor de Asbanc, asegura que la disposición de efectivo puede llegar incluso a duplicar el de las compras regulares que se hace con las tarjetas de crédito. Los intereses dependen del tiempo que tardas en pagarlo y es ahí donde suman mucho más.

Los retiros de dinero que se realiza con las tarjetas de crédito tienen tasas promedio que van por encima del 99%. Si se realiza un vistazo a los tarifarios de los principales bancos de país, las tasas para disposición de efectivo oscilan entre el 79,5% y el 99% anual según el tipo y categoría de la tarjeta.

¿Qué debe hacer si finalmente retirará efectivo de una tarjeta de crédito?

Si retiras dinero con tu tarjeta de crédito, lo ideal es pagarlo en una sola cuota, cosa que así evitas los intereses que se generan. Si demoras un año en hacerlo, podrás terminar abonando hasta el doble del monto que retiraste.

¿Cuáles son unas mejores alternativas al retiro de efectivo?

– Solo en emergencias 
La única situación que justificaría la disposición de efectivo es un caso de emergencia, cuando no existe otra alternativa de pago. También podría ser válido si es que, como titular de la tarjeta, tienes plena certeza de que podrás efectuar el abono de esa deuda en el plazo más corto posible. Lo ideal es que sea en menos de un mes.

– Préstamo efectivo
En vez de caer en un círculo vicioso, lo mejor que puedes hacer es optar por un crédito de consumo o préstamo personal.
La razón: ofrecen tasas menores y oscilan entre el 14% y 15%. La diferencia es abismal.

Con el paso del tiempo, los usuarios han aprendido a usar correctamente sus tarjetas de crédito y la disposición de efectivo ha disminuido el 31,8% con respecto al año anterior, así lo asegura Yanina Cáceres, directora general de Negocios Financieros de Sentinel.

Fuente: Diario Gestión.