Los métodos abusivos en la cobranza de las deudas de los consumidores.

Anuncios

El crecimiento de nuestra economía y la capacidad adquisitiva de las personas han permitido que los consumidores puedan acceder, con mayor facilidad, a los diversos productos y/o servicios que se ofrecen en el mercado; como por ejemplo: la compra de inmuebles, prendas de vestir, electrodomésticos, autos, entre otros; generándose en la mayoría de los casos la obtención de créditos, los cuales serán cancelados en corto, mediano o largo plazo.

En ese sentido, es recomendable tomar una decisión apropiada al momento de contraer una deuda, para lo cual debemos considerar nuestra capacidad de endeudamiento y prioridades, con la finalidad de poder cumplir con las obligaciones asumidas de manera ordenada.

Por otro lado, es importante señalar que los acreedores o las entidades encargadas de la gestión de cobranza se encuentran facultados para ejercer todos los mecanismos legales que conlleven al cumplimiento de la obligación; sin embargo, no podrán realizar acciones que puedan denigrar el honor del deudor o afectar su privacidad, como por ejemplo realizar requerimientos de cobranza a domicilios no autorizados o informar a terceros ajenos a la obligación la deuda del consumidor.

En atención a ello, el Código de Protección y Defensa del Consumidor, Ley N° 29571, prohíbe el uso de métodos de cobranza que afecten la reputación del consumidor, atenten contra la privacidad de su hogar, que afecten sus actividades laborales o su imagen frente a terceros.

Asimismo, el Código de Protección y Defensa del Consumidor prescribe de manera enunciativa y no limitativa los métodos abusivos de cobranza, señalándose entre ellos la prohibición de realizar visitas o llamadas telefónicas entre las 20:00 horas y las 07:00 horas o los días sábados, domingos y feriados; igualmente, no se encuentra permitido enviar al deudor, o a su garante, documentos que aparenten ser notificaciones o escritos judiciales.

Del mismo modo, la Constitución Política del Perú consagra como derecho fundamental que toda persona tiene derecho al honor y a la buena reputación; siendo así, los acreedores no pueden realizar acciones de cobranza que afecten la dignidad de las personas.

Por otra parte, la Sala Especializada en Protección al Consumidor ha señalado que la protección del consumidor frente al empleo de métodos abusivos de cobranza no tiene como única finalidad proteger la reputación del consumidor, o evitar la afectación de la privacidad de su hogar, de sus actividades laborales o su imagen ante terceros, sino, además, que la información brindada por el proveedor no induzca a error al consumidor a fin de intimidarlo y lograr el pago de la deuda.

Finalmente, es preciso señalar que en época de fiestas patrias algunos consumidores perciben un mayor ingreso económico generado por el pago de las gratificaciones, aguinaldos, entre otros beneficios; por lo que, es recomendable que con el dinero recibido se cubran en primer lugar los gastos de las necesidades básicas de alimentación, salud y educación, posteriormente el dinero restante podrá ser destinado a reducir las deudas y con ello, mantener un equilibrio financiero.

Anuncios